info@prithya.com

Regresar a lo esencial

Por Sonia Coll el 11 agosto, 2017 en consciencia
0
0

En esta vida venimos como aventureros.

Venimos como autodescubridores de nosotros mismos, colonizando nuestra mente para llegar a reconocer poco a poco la consciencia que en verdad somos. La que eligió explorar esta dimensión física, sabiendo de sus ventajas y sus pormenores. La misma consciencia que partió como individualidad de otra infinita, aquella conocida como Dios, padre/madre, fuente o como otros tantos nombres más. Solo nombres. Solo sustantivos que limitan lo que en verdad es: el origen, la esencia, el Todo en su esencia. De ahí partimos y ahí regresamos. Cada alma a su tiempo, respetando sus procesos, sus aprendizajes de vida.

Regresar a lo esencial es vaciarse de todo aquello que has acumulado menos del aprendizaje recibido. Ir a lo esencial es ver tu manifestación humana/cuerpo como ese templo que escogiste para aprender unas cuantas lecciones más, unas pocas en cada vida, hasta que tu nivel de consciencia alcance vibrar desde el amor incondicional, saltando los obstáculos de la dualidad y saliéndose de los límites del bien y del mal. Pues, ese concepto queda pequeño al lado de la observación de lo que realmente es todo: amor. Una danza de luces y oscuridades con un solo objetivo, ayudarte a conocer la vida y a ti mismo.

Regresar a lo esencial es dejar de buscar fuera, y encontrar dentro de nosotros mismos. Se trata de dejar de ofrecer y entregar el poder a otros y a las circunstancias, para recuperarlo y utilizarlo óptimamente en el reencuentro con uno mismo, siempre equilibrando ese dar/recibir en nuestras interrelaciones con la vida física.

El amor del que tanto se habla es indefinible, también lo estaríamos limitando al hacerlo. Y cuando realmente empiezas a creer en ti, en tus capacidades, en la esencia que en verdad eres, es cuando sientes ese amor. Te recuerda la “intención” original de vivir, de experimentar. Y entonces, empiezas a verte realmente como un aventurero que decidió olvidar todo para aventurarse en lo desconocido y recordar todo otra vez. ¿Cómo no amarías alguien así? ¿Cómo no amarías a alguien que cree tanto en el amor que confía en olvidarse de él, sabiendo que a él va a regresar tarde o temprano? ¿Cómo no vamos a amarnos a nosotros mismos?

Ese escenario que nos hemos creado tiene un solo director: tu mismo. Tú escogiste los actores y las localizaciones. Tú ideaste el guión y permitiste que otros guionistas participaran en él también. ¿Porqué? por amor. Por amor y respeto a su proceso de aprendizaje confluyente con el tuyo. sabiendo que en la vida habrá intersecciones, cruces entre almas que podrán ser bonitos u horribles, pero que en definitiva se darán para obtener un conocimiento concreto, y con suerte, una elevación de consciencia si ese conocimiento se convierte en sabiduría.

Y así vamos, avanzando paso a paso. Codazo a codazo o beso a beso.

Regresar a lo esencial es vaciarte de falsos ídolos, pues solo los creaste para tu seguridad hasta que un día te sintieras lo suficientemente divino para poder decirles adiós y no tener más muletas que tu propio Ser.

Nuestro nivel de consciencia se adapta a la energía que podemos captar. Le damos forma y le permitimos que se manifieste desde lo que nuestra mente esté preparada para interpretar. Por eso somos seres creadores. Lo creamos todo. La energía solo se adapta a nosotros. ¿Y si dejas de crear pseudorealidades y te abres finalmente a sentir la esencia? ¿Confías lo suficiente en ti?

Nada es correcto o erróneo. Todo nos lleva a avanzar. Observa la belleza de evolucionar. De ver donde estabas y donde estás ahora. Divisar hacia donde vas.

Regresar a lo esencial es ir a lo sencillo, vestirse como se viste una flor, hablar como habla el corazón y bailar como bailan las hojas con el viento. Vivir desde la paz de espíritu, es decirle a tu alma: “empiezo a entender cómo funciona todo, ok, ya me relajo”. Y aunque eso no te solucione todo lo que te queda por aprender de tu vida, al menos es un paso importante, un peldaño más de tu consciencia.

Regresar a lo esencial es sentir la alegría de que ya lo está consiguiendo. No dejes que las emociones humanas te aparten de ese mapa. Solo reconócelas. Observa el miedo, la tristeza, la rabia,… y suéltalos para seguir avanzando sin encallarte en charcos de lodo.

Feliz viaje.

Sonia Coll

Sonia Coll

Sobre el autor

Sonia CollVer todas las entradas de Sonia Coll
Terapeuta Psicoenergética. Sanación por Consciencia. info@prithya.com

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copyright 2014 | Prithya

Close